Cinco mitos y verdades de la donación de sangre

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Contrario a lo que se piensa, sí puedes donar si tienes tatuajes sólo si ha pasado un año desde que te hiciste el último y no, no te pueden pagar por tu sangre.

 

Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. La fecha fue instaurada por la Organización Mundial de la Salud para señalar la importancia de la donación de sangre no sólo en situaciones de emergencia, sino como una práctica común que ayudaría a tener una reserva de sangre en caso de ser necesaria.

Pese a que cada año en el mundo se recopilan cerca de 108 millones de unidades de sangre, según la OMS, sólo la mitad proviene de países desarrollados. Y en México, sólo el 3 por ciento de los donadores son altruistas, según el Instituto Méxicano del Seguro Social, mientras que el resto dona su sangre para cumplir un trámite de reposición o porque un familiar lo necesita.

En torno a la donación de sangre existen diversos mitos que hacen que la gente vea el procedimiento con cierto temor. Así que, recopilamos algunos de los más comunes para desmentirlos.

1. Si estás tatuado o perforado no puedes donar.

Falso. La Norma Oficial Mexicana para la disposición de sangre señala que aquellas personas que tengan tatuajes, perforaciones o se hayan sometido a algún tratamiento de acupuntura o depilación con láser podrán donar sangre sólo si han pasado al menos 12 meses desde la última exposición de riesgo, es decir, si te hiciste un tatuaje o una perforación hace un año, sí puedes donar sangre.

2. Si estás menstruando no puedes donar.

Falso.  La Norma oficial establece que “no es motivo de exclusión de las mujeres que se encuentren en periodo menstrual”, sin embargo es recomendable que si tienes algún síntoma como mareo o alguna anomalía en tu periodo, es mejor que lo consultes con un especialista.

3. No puedes donar si tomaste una pastilla para el dolor de cabeza hace unas horas.

Cierto. Uno de los requisitos que señala el IMSS para ser donador de sangre es no haber tomado ningún tipo de medicamento en los últimos cinco días y no haber estado enfermo de gripe, tos, diarrea o haber tenido una infección dental en los últimos 14 días. De esta manera se aseguran que tu sangre está en óptimas condiciones.

También se establece que las personas que enfermaron de hepatitis después de los diez años no son aptas para donar.

4. Si un día antes comiste ciertos alimentos, no podrás donar.

Cierto. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Medicina Transfusional un candidato idóneo es aquel que no ha ingerido, en los tres días previos a la donación, ningún tipo de bebida alcohólica o alimentos grasos, como carnitas, mole o pozole. El IMSS, por su parte, señala que 24 horas antes de la donación se debe evitar comer huevo o lácteos.

5. Te pagan por donar sangre.

Falso. Según la Norma oficial, “toda donación de sangre o componentes sanguíneos deberá ser voluntaria, libre de coacción y no remunerada”. La prohibición de un pago, según el documento, ayuda a la selección adecuada del donante y ha permitido que se disminuya consideradamente el riesgo de transmisión transfusional de agentes infecciosos.

Recuerda que antes de donar sangre, el personal médico te hará una serie de preguntas para asegurarse de que estás en perfecto estado de salud y que tu sangre podrá ser aprovechada. En promedio se extraen 450ml de sangre en un proceso que no dura más de de 12 minutos.

Posteriormente es analizada para verificar su que esté libre de agentes infecciosos y ese mismo estudio te es entregado. Lo mejor es que puedes hacer varias donaciones al año: si eres hombre hasta cuatro veces y si eres mujer tres.

Share.

About Author

INFONEXO Noticias y entretenimiento