Identifican células cerebrales que regulan el hambre

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Oaxaca de Juárez, 31 de julio. La regulación de la ingesta de nutrientes es esencial para la supervivencia en todos los organismos. En los mamíferos, el equilibrio energético está estrictamente regulado y los cambios en el estado metabólico resultan en efectos compensatorios sobre la ingesta de alimentos y el gasto energético. Este mecanismo es mantenido por neuronas en varias regiones del cerebro, incluyendo el hipotálamo y otras áreas cerebrales como la amígdala extendida y el tronco encefálico. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Rockefeller ha identificado dos nuevas poblaciones de células en el cerebro que regulan el apetito.

Los dos tipos de células, ubicadas en una parte del tronco encefálico llamada Núcleo dorsal del rafe (NDR), son objetivos potenciales para el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar obesidad, bajo un enfoque de control de las señales del hambre.

Los nuevos hallazgos son la última evidencia de que comer es un comportamiento biológico complejo, además de ofrecer una posible solución para abordar la obesidad en el nivel neuronal.

Utilizando una avanzada técnica de imagen llamada iDisco, los investigadores se concentraron el Núcleo dorsal del rafe (NDR), pudiendo observar que esta parte del cerebro se activó en ratones hambrientos. La imagen subsecuente de otros ratones que fueron alimentados a saciedad, reveló un patrón diferente de la actividad del NDR. Estos resultados indicaron claramente que las neuronas en esa parte del cerebro juegan un papel determinante en el comportamiento alimentario. El siguiente paso fue determinar cuáles de los varios tipos de neuronas que componen el DRN estaban involucrados.

Armados con dos métodos probados para activar las neuronas, una óptica y una química, los investigadores pudieron activar las células liberadoras de glutamato en ratones obesos. Esto, además de suprimir la ingesta de alimentos de los animales y provocar una pérdida de peso, confirmó que las neuronas DRN impulsan la ingesta de alimentos.

Del mismo modo, cuando los especialistas desactivaron las células en la misma parte del cerebro, se tuvo el efecto opuesto y aumentó la ingesta de alimentos.

El descubrimiento abre nuevas vías de investigación sobre cómo el cerebro controla la alimentación; El Dr. Alexander Necton, autor principal del estudio, señala: “Los fármacos diseñados para activar o inhibir las neuronas en el DRN podrían ser eficaces en el tratamiento de la obesidad y la prevención de sus trastornos relacionados, como la diabetes y la hipertensión, ofreciendo nuevas esperanzas a cientos de millones de personas obesas en todo el mundo.”

Share.

About Author

INFONEXO Noticias y entretenimiento